El eje del trabajo clínico es la comprensión del proceso evolutivo de la Conciencia.

Psicología Transpersonal


El espíritu podrá volar hasta el cielo, pero el alma,

ella tiene que ir a sus profundidades, al fondo de sí misma.

Rhoda Lerman

Como abordaje holístico (integral) del Ser centra su tarea en el estudio, investigación y trabajo con la Conciencia en sus distintos niveles de manifestación.

Así entonces crea un contexto para favorecer el ingreso a estados no ordinarios de conciencia (aquellos diferentes del habitual).

El proceso de trabajo compromete todos los niveles de la persona: físico, emocional, mental y espiritual.

Aprender a moverse hacia nuevos territorios es acceder a una mayor comprensión sobre la verdadera naturaleza de quienes somos.

La activación del proceso de auto-conocimiento origina la condición necesaria para la exploración de las regiones interiores todavía inexploradas.

Estas zonas temidas desde el mismo desconocimiento son portadoras de una potente energía que espera con prontitud ser liberada a favor del crecimiento y la evolución.

lunes, 27 de junio de 2016

RAM DASS "Estados extáticos" -1 de 4-

Ram Dass: Valioso referente del Movimiento Transpersonal en el campo de la Psicología.


Rupert Sheldrake Campos Morfogenicos

Rupert Sheldrake es uno de los biólogos más controvertidos de nuestra época. Sus teorías están revolucionando no sólo la rama científica de su campo sino que desbordan hacia otras disciplinas como la física y la psicología. Los científicos ortodoxos lo acusan de introducir la filosofía en la ciencia. En su libro Una Nueva Ciencia de la Vida, Sheldrake toma posiciones en la corriente organicista u holística clásica, sustentada por nombres como Von Bertalanffy y su Teoría General de Sistemas o E.S. Russell, para cuestionar de forma tajante la visión mecancista que da por explicado cualquier comportamiento de los seres vivos mediante el estudio de sus partes constituyentes y posterior reducción de los mismos a leyes químicas y físicas.

Sheldrake, en cambio, propone la idea de los campos morfogenéticos, los cuales ayudan a comprender como los organismos adoptan su formas y comportamientos característicos. "Morfo viene de la palabra griega morphe, que significa forma. Los campos morfogenéticos son campos de forma; campos, patrones o estructuras de orden. Estos campos organizan no solo los campos de organismos vivos sino también de cristales y moléculas. Cada tipo de molécula, cada proteína por ejemplo, tiene su propio campo mórfico -un campo de hemoglobina, un campo de insulina, etc. De igual manera cada tipo de cristal, cada tipo de organismo, cada tipo de instinto o patrón de comportamiento tiene su campo mórfico. Estos campos son los que ordenan la naturaleza. Hay muchos tipos de campos porque hay muchos tipos de cosas y patrones en la naturaleza..."


La nueva medicina de la Conciencia. Dr. Jorge Carvajal Posada


Somos la expresión de distintas energías interrelacionadas que se manifiestan en nuestro cuerpo humano y a su vez en nuestros distintos planos, como son el físico o el espiritual. Sobre cada uno de ellos, hay distintos factores que pueden influir. Por ejemplo en el plano físico puede ser nuestra alimentación, y en el plano espiritual podemos mencionar la forma en que nos relacionamos con nuestras emociones. El contenido que sigue a continuación se refiere a este punto y como ello se manifiesta en nuestra salud física.

Algunos dicen "no se ocupen del pasado que el pasado ya no existe", pero el pasado está vivo, presente, a veces doloroso, en cada una de nuestras células. El problema del pasado es simplemente que haya pasado, que lo dejemos atrás como una estatua congelada. Pero al pasado hay que hacerlo presente vivo para transformar su historia, para leerlo en otro código, para interpretarlo en el código del amor, y, cuando interpretamos el pasado en el código del amor, nuestras heridas de la infancia se sanan. Y ahí nosotros somos los psicólogos, los psiquiatras, podemos sanar nuestra vida; todos estamos llenos de dolores, y a veces de dolores absurdos, que cargamos en la vida sin ni siquiera reconocer que existen.

La técnica respiratoria es muy importante, sobre todo la fase de pausa respiratoria, ¿por qué razón? Porque cuando tú respiras lentamente y haces una pausa en la inspiración, la energía del inconsciente y el subconsciente sale a flote, es decir se pregunta ¿que pasa aquí que no están respirando? En ese momento el inconsciente hace aflorar a la consciencia una parte a la que no habíamos tenido acceso, de la que éramos víctimas pero que no habíamos reconocido nunca en la vida, y en ese momento podemos dialogar con el subconsciente y podemos sacar nuestras heridas más profundas. Cuando hacemos eso podemos ir más lejos, así es como actuamos para la autosanación.

Yo puedo decirme, por ejemplo, ¿de dónde viene esta alergia?, si tengo una alergia y quiero librarme de ella. La alergia es algo que rechazo, un virus, una bacteria, un hongo, el frío, el calor, pero eso no es del todo cierto, eso es quedarnos muy cortos. No hay personas que sean alérgicas sólo al frío, las personas alérgicas al frío también tienen miedo a la soledad, tienen miedo al frío del alma, al frío en los sentimientos, a la frialdad del papá o de la mamá, al desafecto, es decir, el frío es simplemente un símbolo. Cuando yo soy alérgico a algo, hay algo que rechazo o que temo.

Entonces si quiero cambiar mi alergia, reconozco mi alergia. Si sé que no reconozco mi alergia porque me hace sentir vergüenza, entonces trabajo con la vergüenza: ¿que cosas en la vida me evocan vergüenza? Luego experimento el sentimiento de la vergüenza y veo cómo experimento la vergüenza, a veces me pongo pálido y frío, otras veces me pongo rojo como un tomate, otras lo experimento como un vacío o como un hueco a nivel del plexo solar; la puedo experimentar de muchas maneras. Dónde y cómo experimento la alergia, me da una idea de la parte de mi energía que está comprometida. Vamos a ver otro sentimiento, el miedo, yo diría que la mitad de nuestros lumbagos son por miedo.

El miedo provoca más lumbago que todas las hernias discales, todos los problemas articulares, todos los problemas de columna, porque el temor hace que metamos, literalmente, el rabo entre las patas, cerramos el esfínter anal interno. A ese nivel hay un centro de energía muy importante y nos cerramos a la vida, contraemos toda la musculatura lumbo-sacra, esa parte queda mal irrigada y nos dan unos lumbagos terribles, y ese lumbago es el nombre clínico del miedo.

Si logro reconocer el núcleo del miedo, si logro observar mi cuerpo y veo que tengo los glúteos y toda esta parte contraída, si logro respirar hacia esa zona y liberar el sentimiento del miedo, y llamar al miedo y decirle "tú eres la mejor parte de mi mismo, cuando asciendes y te revelas eres mi prudencia, ya no eres miedo, sino que eres prudencia, eres parte de mi amor también". Cuando yo, a través de la respiración, logro ascender esa energía del miedo, y logro trasmutarla al altar del corazón, que es donde realmente nace el hombre que puede sanarse y puede sanar la vida, entonces desaparece el lumbago.

Mi resentimiento, mi odio, frecuentemente, está anclado en mis articulaciones. Yo estoy así totalmente rígido. A veces, con el puño apretado en la noche, inconscientemente, dispuesto a pegar y a agredir. Pues bien, ese dolor articular, es resentimiento congelado en esa parte del cuerpo.

Si logro experimentar ese dolor y asociarlo a mi sentimiento de ira y a mi resentimiento, y logro comprender que mi resentimiento es algo que se construye en el plexo solar, que bloquea la energía aquí y no permite a la energía acceder a mi corazón, ni a mi sistema inmune, puedo hacer mucho más que el reumatólogo, o puedo ayudarle mucho, para curar y sanar mi artritis, y yo soy responsable, no tengo que esperar que el reumatólogo me resuelva el problema.

La enfermedad es mi problema, no es el problema del médico, es mi responsabilidad, yo también tengo que ver con eso. La medicina no puede ser el arte de pasarle la pelota al médico, porque le pagamos.

La nueva medicina de la consciencia, es el arte de responsabilizarnos de nuestra vida, y de descubrir que realmente podemos hacer mucho por nuestra vida.

Frecuentemente, vemos que una persona con un cáncer ha tenido un shock, o una pérdida afectiva muy grande. Si una pérdida afectiva le produce un vacío existencial de tal dimensión que se vuelve un vacío de energía, y permite que las células degeneradas puedan invadirle, es porque estaba apegado, ese es el problema del apego que yo debo reconocer.

Si alguien se va y yo lo vivo desde el amor, desde el desapego, sé que su consciencia está conmigo, lo dejo partir, no lo amarro. Muchas veces, vemos a alguien al que se le muere el papá o la mamá pero no lo deja partir, eso es literalmente cierto, se queda con parte de su energía anclada al plexo solar. Esa anclada energética puede crear crisis de pánico, de hipertensión. Si nosotros logramos que la persona se sane, es su alma la que lo sana.

El sanador no lo hace por el paciente, yo como sanador soy un imán que le doy la carga que su alma necesita. Realmente, la sanación es rescatar la autonomía, la autogestión, y la libertad del otro para sanarse.

La verdadera sanación es darte las herramientas para que tú, desde tu consciencia, te sanes, no desde tu consciencia racional, sino desde tu sentimiento, desde tu amor, desde tu afecto.

Frecuentemente cuando uno está haciendo una sanación, ve que la persona, aunque no le haya dicho ni una palabra, empieza a llorar y a sacar su resentimiento, y luego siente una sensación de paz, que no es mi paz, es su paz, es la paz que también habita en la persona que está siendo sanada. La paz está ahí, ha estado siempre ahí, es parte de nuestra esencia, se trata simplemente de quitar todos aquellos apegos, aversiones, sentimientos, separatismos, toda aquella capa de ignorancia, para que la paz se revele tal cual es, y cuando la paz se revela, germina el amor, y cuando germina el amor la sanación es posible, aunque lo que tenga sea un cáncer, o un lupus.

Pero no te culpes si no lo logras, porque tú participas también en los problemas genéticos de la herencia, de la humanidad como grupo. Esto no es para creerse superman, uno puede ser muy orgulloso y decirse "estoy triste porque no me curé el cáncer", eso no es un fracaso, el cáncer es un maestro, a veces aprendemos la lección en una ocasión, otras veces necesitamos diez oportunidades, y otras necesitamos cien vidas tal vez, pero lo importante es aprender la lección.

Uno no aprende medicina de un día para otro, hay lecciones supremamente complicadas y difíciles.

También nos diplomamos o nos especializamos en el alma; cuanto más grande sea el desafío, más grande es la oportunidad de crecimiento. Yo solo les he puesto un ejemplo de cómo podemos retomar nuestras emociones, identificar nuestras emociones, aceptarlas, no seguir huyendo de ellas, y así poder transmutarlas.

Pero una vez que sentimos la emoción, hay una pregunta fundamental ¿cuál es la lección que hay debajo de esta emoción negativa? ¿Cuál era el mensaje, qué me quería decir esta actitud y esta enfermedad? Cuando yo no digo NO, en la vida, termino resentido y con ira, pero la ira no es el problema, la ira me está diciendo que hay que aprender a reafirmarme diciendo NO.

La ira es la mejor estrategia de autoafirmación. Cuando yo manifiesto la ira y la transmuto, esa ira se vuelve sanadora, es lo mejor de mi fuerza, mi ira barre y limpia la casa y hace las cosas más rápidamente, ustedes han visto a un ama de casa que en su ira revolotea y el almuerzo está hecho a las diez de la mañana.

Yo sabía cuando mi mamá estaba iracunda, porque a las diez de la mañana mi casa estaba como un espejo. Es así, la ira es una forma de energía que se puede transmutar físicamente, pero el hecho de que la transmutemos físicamente, no resuelve la fuente de la ira, la fuente de la ira es la necesidad de autoafirmarse, y la necesidad de autoafirmarse es la necesidad de renunciar a la falsa complacencia.

Crecer espiritualmente no es decirle que sí a todo el mundo. El crecimiento espiritual no tiene nada que ver con la bobada, perdónenme la expresión, pero ser espiritual no es ser bobo, y ser tolerante no es ser bobo, la tolerancia no excluye la autoafirmación.

La autoafirmación es condición del crecimiento espiritual. Así que yo tengo que descubrir la lección, debajo del evento negativo, porque el evento negativo no es sino la apariencia, la sombra. Pero esa sombra cuando la quito abre una puerta luz, una lección que yo puedo aprender en mi vida.

Autor: Dr. Jorge Carvajal Posada - www.davida-red.org
Información enviada por: unificacion.cosmica@gmail.com
Introducción, reedición y correcciones: www.caminosalser.com

martes, 14 de junio de 2016

Carl G. Jung

Los hombres se identifican casi siempre con su consciencia y se imaginan ser únicamente lo que de sí mismos saben.Todo el que tenga una idea de psicología puede darse cuenta de lo restringido que es este saber.

Racionalismo y doctrinarismo son las enfermedades de nuestra época; ellas pretenden saberlo todo.Pero se descubrirán muchas cosas que hoy definimos como imposibles a causa de nuestro limitado punto de vista.

 Nuestros conceptos de espacio y tiempo tienen una validez sólo aproximativa y dejan abierto un amplio campo de discordancias y absolutas.

Teniendo en cuenta tales posibilidades presto atención a los extraordinarios mitos del alma y observo los sucesos que me ocurren, indiferentes a si concuerdan con mis premisas teóricas o no.

Desgraciadamente el aspecto mítico del hombre se manifiesta en la actualidad muy esporádicamente.
El hombre actual ya no es capaz de crear fábulas por ello se le escapan muchas cosas, pues es importante y saludable hablar también de las cosas inaccesibles. Esto es como una bella historia de espectros que se cuenta cuando se está sentado junto al fuego de la chimenea, fumando una pipa.

Recuerdos, sueños, pensamientos

Thich Nhat Hanh

Es posible que el próximo Buda no tenga la forma de un individuo. El próximo Buda puede asumir la forma de una comunidad, una comunidad en la cual se practica la comprensión y la amorosa gentileza, una comunidad de práctica viviente y consciente.

Esta podría ser la cosa más importante que podemos hacer para la supervivencia de la Tierra.

lunes, 13 de junio de 2016

Khalil Gibran



No me interesa qué planetas cuadran con tu Luna.
Quiero saber si has llegado al centro de tu propia tristeza,
si las traiciones de la vida te han abierto o si te has marchitado y cerrado por miedo a sufrir.
No me interesa cómo te ganas la vida.
Quiero saber lo que ansías, y si te atreves a soñar y alcanzar lo que tu corazón anhela.
No me interesa saber ni dónde ni cómo ni con quién estudiaste.
Quiero saber lo que te sostiene, desde el interior, cuando todo lo demás se derrumba.
Quiero saber si puedes quedarte a solas contigo mismo, y si de verdad aprecias tu propia compañía en los momentos de vacío.
No me interesa tu edad.
Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.
No me interesa saber a quién conoces ni cómo llegaste hasta aquí.
Quiero saber si te quedarás en el centro del fuego conmigo...

domingo, 12 de junio de 2016

Roma - Fontana a Piazza San Giovanni


Non abbiamo bisogno di un mondo nuovo , ma solo di un'altra prospettiva esistenziale dalla quale cogliere con stupore, riconoscenza e amore il miracolo della vita.


No necesitamos un nuevo mundo, simplemente otra perspectiva existencial de la cual
tomar con admiración, reconocimiento y amor el milagro de la vida.

ALOHA
Sciamanesimo Hawaiano

Yopi Pacha Mama



Has elegido participar sobre el planeta Tierra en el juego de la dualidad.
La dualidad es un sistema en el que los opuestos parecen ser necesarios; en el que la oposición parece ser necesaria.
El conflicto no es malo. El mal es la apariencia de separación.
La Tierra no está separada de Dios. Tú no estás separado de otros.
Los demás existen contigo en el corazón de Dios.
Todos nosotros colectivamente somos reflejos del potencial multifacético del Ser.

Rhea Powers

sábado, 11 de junio de 2016

Chögyam Trungpa, Shambala -La senda sagrada del guerrero.


Resultado de imagen para camino de santiago

En tibetano, "presencia auténtica" se dice wangthang, que literalmente significa "campo de poder". Sin embargo, como la expresión se refiere a una cualidad humana, hemos optado aquí por la traducción libre de "presencia auténtica".
La presencia auténtica tiene un sentido exterior o corriente que cualquiera puede experimentar.
Si una persona es modesta y está dotada de rectitud y empuje, comenzará a manifestar a quienes la rodean cierta sensación de bondad y entereza.
 Sin embargo, el significado interior de la presencia auténtica se relaciona más específicamente con el sendero del guerrero de Shambhala.
La presencia auténtica interior no está en ser una persona buena y correcta en el sentido acostumbrado, sin más ni más, sino que se vincula con la toma de conciencia del espacio primordial o estado de no-yo.
 La causa o la virtud que da origen a la presencia auténtica es vaciarse y soltar. No debemos tener ningún aferramiento. La presencia auténtica interior proviene de intercambios con los demás, de ser capaces de considerar a otras personas como "nosotros mismos", generosamente y sin fijación. Es decir que el mérito interior que da lugar a la presencia auténtica interior es la vivencia de la mente sin idea fija, sin fijación.
La persona que tiene presencia auténtica interior ha trabajado sobre sí misma, ha hecho un viaje cabal y completo. Se ha ganado la presencia auténtica soltando, renunciando a la comodidad personal y a la fijación mental.
Por una parte, la presencia auténtica es el resultado de un proceso de crecimiento gradual que lleva a abandonar la fijación del yo. Por otra parte, es también el resultado de un proceso mágico instantáneo que consiste en soltar la fijación mental. Ambos operan juntos.

Buscadores de la Verdad

martes, 7 de junio de 2016

Clarissa Pinkola Estés

He tipeado en su totalidad este material ofrecido por un alma sensible y noble como la de la Dra. Estés. Conmueve e invita a una pausa reflexiva y sentida. Para las almas que lo permitan puede transformarse en una experiencia altamente sanadora.

El libro que lo contiene es su última publicación:" Desatando a la mujer fuerte".

Callar las historias que nos cuentan de cómo se preserva y remienda la vida, es matar a la vida.


 Consideremos el siguiente relato poderoso para contravenir cierta parte de la cultura dominante en que las almas vivimos actualmente.
Algunas capas de la sociedad suponen, a menudo, que pueden intentar enseñarnos a ignorar el sufrimiento de todo lo vivo. Por medio de la condena de las almas ajenas, nos alientan al "schadenfreude", es decir, a encontrar placer en el tormento ajeno. Esto no puede ser. Más bien, sugiero que suave pero firmemente nos sujetemos a esta historia venerable:

 "Una vez, hace mucho, un hombre que caminaba solo sin una guía protectora fue atacado y golpeado hasta quedar cubierto de moretones y sangre, y yacía sangrando mortalmente a la orilla del camino.
Pasaron varios viajeros. Todos vieron a aquella alma rota, pero rápidamente cruzaron por encima de su cuerpo moribundo para poder acudir a sus propias citas.
Dos padres de distintas religiones, con largos atuendos, vieron a plena luz del día a ese hombre que sufría, pero incluso los ungidos pasaban al otro lado del camino para evitar tener que involucrarse con él o tocar las heridas de aquel pobre."
Esta es una historia ancestral sobre el descuido corporal, espiritual y mental de los heridos. El tema de fondo del relato es una enseñanza arquetípica que se puede encontrar en todas las culturas del mundo, donde una persona singular de corazón compasivo (y herido) es la única que sale de su camino para ayudar al herido.
El cuento se conoce como "El Buen Samaritano", y aunque hace miles de años que se despliega en antiguos pergaminos iluminados conservados en monasterios, también es una historia de nuestro tiempo, aparece todos los días en el periódico y en internet: muchos son los que evitan a los heridos, o quizás ni siquiera los ven y luego se arrepienten de ello.
Quizás por ingenuidad, algunos de los que pasan por ahí pueden no darse cuenta de que haya que decir o hacer algo. Están los que sienten que "eso no les concierne". Puede ser que para otros las heridas ajenas sean repugnantes o piensen que no merecen sanar.
También hay quienes, debido a una perspectiva cerrada en vez de una forma amplia y santa de ver las cosas, no intervendrán incluso cuando sea fácil hacerlo.

Por eso es valioso guardar en la conciencia una historia poderosa sobre la intervención piadosa a favor de los lastimados; si se ignora y se esconde escrupulosamente en las salas de archivos, en lugar de estar en labios y lengua viva de hábiles relatores y sanadores y gente santa, muere este relato de la piedad hacia el alma. Entonces los espíritus de los seres humanos que podrían aprender bondad de ella se quedan sin esa enseñanza, y los heridos al lado del camino se siguen debilitando y mueren también.
 Así, desde la visión de mi corazón hacia el tuyo, preguntaría: quién contará las historias para ayudar a los que están heridos? Quién contará los cuentos sobre cómo los que antes no vieron, pueden ahora buscar el entendimiento y ofrecer consuelo sincero y significativo? Quién contará los relatos para que las verdades se digan, para que a todos se les den a conocer las formas de reconocimiento pleno de lo que ocurrió y de la piedad plena? Quién contará las historias para que los heridos sanen y se vuelvan a levantar, con cicatrices pero gradualmente restaurados?
 Quién, como el Buen Samaritano (por cierto, un hombre de la tribu más odiada de su tiempo) se arrodillará para vendar las heridas de un desconocido mientras todos los demás pasan por ahí inconscientemente, sin notar que hay una necesidad, o apurándose pensando en sus valijas y papeles o creyendo que son más importantes sus ideologías y preocupaciones mientras van a otro lado?
El Buen Samaritano de la historia tenía el corazón roto: llevaba una vida entera de ser mirado con desprecio por muchos. Imagínense esto en nuestro tiempo.
 Hay alguien entre nosotros que no haya sido visto con desprecio simplemente por ser, o por aferrarse a un ideal o forma de vivir que se eleva como una catedral gigante en el mar? Pero a uno lo degradan porque otros no pueden contemplar y realmente ver.  
Para entender de verdad qué tipo de alma era el Samaritano, lo radical de su acto de inclinarse para levantar al hombre golpeado, consideren esto: un hombre tribal moderno( digamos un inmigrante mexicano sin los documentos correctos a quien muchos miran de manera despectiva)ve en la calle a un vagabundo lastimado; aunque los demás ignoran al hombre herido, el inmigrante, tan vilipendiado por muchos, levanta con ternura el alma lesionada sobre sus hombros, se tambalea hasta el motel más cercano, saca de su propio bolsillo el dinero que ganó con tanto trabajo, y lo da al dueño del motel para que el herido sea cuidado, alimentado y atendido. Entonces ese inmigrante sin ningún prestigio sigue su camino. Y como en el relato del Buen Samaritano, después el pequeño inmigrante vuelve al motel para ver cómo sigue el herido, y ofrece hacer lo que sea necesario para la curación del hombre.


Esa es la historia ancestral moderna del Buen Samaritano. En el fondo, ilumina lo que yo llamo "el corazón puro" que existe en algunos como carisma, sin importar cuantas cicatrices tenga la persona. Lo medular de la historia ofrece una alternativa sagrada a la turba de viajeros que pasa con rapidez, algunos de los cuales no ven al hombre herido, pues es posible que tampoco nadie haya caminado junto con ellos en sus sufrimientos de manera bondadosa y sabia. Y algunos quizás hagan como que no ven las cortadas y la sangre, pues no tienen los ojos en el Cielo, sino en  mirar a otros en la Tierra. Otros, comprensiblemente,tal vez no quieran pasar por la dolorosa impotencia que viene de no poder volver el tiempo atrás y hacer que todo sea "como si nunca hubiera pasado". Para algunos pareciera que es demasiado, o esperan que el tiempo cure todas las heridas sin ayuda adicional.
 Algunos de ellos que pasan por ahí quizás se sientan vulnerables, pues no conocen de inmediato las formas más útiles de proceder para ayudar verdaderamente, y en particular porque, por amor verdadero, no quieren hacer más daño. Es posible que algunos quieran parecer falsamente serenos, pues a veces siguen rotos o no han podido reconciliarse, en cuerpo, mente, corazón, alma y espíritu, con sus propias circunstancias similares, recientes o lejanas.
Algunos quizás tengan la esperanza de mantener el statu quo de vivir la vida sin mirar a la derecha ni a la izquierda. Algunos, por sus propias razones, simplemente prefieren no entrar en la pena de otro por la pérdida de vida preciosa. Puede haber muchas razones para no conectarse de manera cerana con quien sufre.
Pero, en términos del relato del Buen Samaritano, qué pasaría si nadie hubiera verdadera y tiernamente ayudado al alma caída?.
Entonces el viajero lastimado no tendría un cuento que contar, ninguna experiencia directa de otra alma a la que le importara tan profundamente la vida de un desconocido.
Aprendemos a alentar a otros a que les importe la Vida, a ayudar a la Vida cuando está caída, a remendar y sostener a la Vida cuando alguien, con compasión infinita, ha puesto nuestras propias vidas sobre la línea de flotación como algo digno y precioso. 
Si nadie hubiera ayudado al herido cuando estaba caído, si nadie lavara sus laceraciones con suavidad ni le trajera medicinas para sus heridas, si nadie hubiera alargado la mano para restaurarle el recuerdo de la santidad de su propia Fuerza Vital preciosa, cómo habría entonces de enseñar a otros que esto es algo que merece tanto cada ser humano en la Tierra, algo con lo que cada ser humano nace como su faro direccional?.


Si los samaritanos no se detienen y se inclinan a ayudar, cómo aprenderá toda la humanidad a detenerse e inclinarse también hacia los que estás espiritualmente heridos?.


1 Carl Jung . Desde lo profundo del alma

lunes, 6 de junio de 2016

El Alquimista


Sopladas por el viento como semillas en la tierra de los santos  y de las  aguas,
nuestro ser se arraiga en el humus para abrirse a la luz, al misterio de la vida.
Como un alquimista que todo macera y  transforma,
así en el  pensamiento  silencioso la palabra fecunda.
Bajo este cielo aguas rugientes brotan ...
a la sombra de los bosques yacen;
un eco resuena  para perderse en el flujo de esta esencia
donde el ser vaga en el indefinido sentido de la vida ...
reencuentra  naturaleza.
Es en esta dimensión suspendida, liviana que mi ánimo se tranquiliza en
 una pausa de reencontrada armonía
Al igual que en la novela de Italo Calvino (El barón rampante),
me vuelvo niño, y paso de un árbol a otro para observar desde otras perspectivas el mundo que me rodea, oscilante, suspendido protegido por el follaje  en este intimo universo se hace la luz.

Maurizio Leonori
Traducción 
Grazie Maurizio !!!!!

Rednex - Spirit Of The Hawk (Official Music Video) [HD] - RednexMusic com



"Liberar el espíritu significa ser capaces de avanzar de la inercia a la inspiración. El
camino de la danza es un viaje continuo y siempre renovado de la inercia al
éxtasis. Cuanto más se llenen de espíritu nuestras vidas, más fácil nos
resultará alcanzar el plano en el cual el éxtasis se convierte en nuestro
estado natural."
Gabrielle Roth

Stanislav Grof - Trip cósmico en LSD

viernes, 3 de junio de 2016

Mirabai Ceiba Chanting "I Am Thine/Hummee Hum" LIVE at Sat Nam Fest West...



"La scienza perduta della preghiera". Gregg Braden

"Dentro de nosotros existen fuerzas salvajes y maravillosas".

Con estas palabras, San Francesco d'Assisi describe el misterio y el poder que conviven en el animo de cada hombre, mujer y niño de la Tierra.

Rumi, el poeta sufi, ha descrito la grandeza de ese poder, comparándolo con un remo fantástico que nos empuja a lo largo de la corriente de la Vida.

"Si también ustedes como yo pusieran la labor de sus almas sobre este remo", él comenzó, "el poder que ha creado el universo entrará en vuestros miembros no desde una fuente externa, sino más bien desde un reino celestial que habita en cada uno de nosotros".

miércoles, 1 de junio de 2016